PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Luchó toda su vida por los derechos LGTBI. Ha acabado quemándose en protesta por el cambio climático

H

David Buckel
 

David Buckel se suicida a los 60 años para llamar la atención sobre la destrucción del planeta

PlayGround

16 Abril 2018 12:02

La policía comunicó que los restos quemados hallados en Prospect Park pertenecen al abogado David Buckel, de 60 años, conocido por su defensa de los derechos LGTBI. Buckel se prendió fuego para denunciar los estragos que causa la contaminación. Matamos al planeta.

El activista dejó una nota en un carrito de la compra cerca de su cuerpo, que también envió por correo electrónico a medios como el New York Times. Buckel invitó a vivir una vida menos egoísta para proteger el planeta.

Defensor incansable de la diversidad sexual, su vida la dedicó a luchar contra los crímenes de odio que sufrían -y todavía sufren- el colectivo trans y homosexual. Fue el abogado principal en el caso de Brandon Teena, un hombre transgénero que fue humillado, violado y asesinado en 1993 en Nebraska. El caso se reflejó en la película Boys Don’t Cry (los hombres no lloran), por el que la actriz Hilary Swank obtuvo el Óscar.

Como letrado, dentro de la organización por los derechos civiles LGTB Lambda Legal, batalló por el matrimonio igualitario. De hecho, su incansable lucha derivó en que Iowa fuera el tercer estado de EEUU en legalizar el matrimonio homosexual en 2009.

En Nueva Jersey, Buckel logró que la Corte Suprema de este estado reconociera que las parejas del mismo sexo y sus hijos habían sido perjudicados por no contar con los mismos derechos que concede casarse.

"David fue un abogado infatigable y defensor y también un amigo dedicado y cariñoso para muchos. Será recordado por su amabilidad, devoción y visión de justicia", dijo Camilla Taylor, directora de litigios constitucionales y directora jurídica en Lambda Legal, según recoge el Washington Post.

"Nuestros corazones están con todos los que conocieron a David. Era un ser humano hermoso que era universalmente amable con todos en Lambda Legal, comprometido con sus clientes y dedicado a nuestro trabajo", concluye Taylor.

Después de abandonar su puesto en Lambda Legal, el activista comenzó a implicarse en injusticias medioambientales. Últimamente, había trabajado en la Granja Comunitaria Red Hook. Recuperaba compost para el Jardín Botánico de Brooklyn.

Según la nota que ha dejado, su acción pretende llamar la atención sobre los daños que ocasionados al planeta que finalmente nos rebotan.

“La mayoría de los humanos en el planeta respira ahora un aire que los combustibles fósiles no hacen saludable. Muchos mueren prematuramente como resultado: mi muerte temprana por combustible fósil refleja lo que nos estamos haciendo a nosotros mismos", escribió.

"Aquí hay una esperanza de que dar una vida pueda llamar la atención sobre la necesidad de acciones ampliadas, ayudar a otros a dar voz a nuestro hogar y que se escuche a la Tierra", aparece en su carta.

Él creía que su muerte era una acción política como la de los monjes tibetanos contra la ocupación china. Remarcaba que los privilegios se sustentan en el sufrimiento de los demás. Para él, donar dinero no bastaba para cambiar realmente la sociedad.

share