PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Ana Julia confiesa que fue ella la que mató a Gabriel Cruz

H

Vídeo
 

La asesina se ha derrumbado tras pasar más de 48 horas detenida

M.Y.

13 Marzo 2018 11:49

Ana Julia Quezada, la principal sospechosa por el asesinato de Gabriel Cruz, acaba de confesar su asesinato. Lo ha hecho tras pasar más de 48 horas detenida en el calabozo de la comandancia de la Guardia Civil de Almería. La abogada de Quzada ha asegurado que la detenida ha contestado a todas las preguntas de los investigadores durante 2 horas. Por el momento no han trascendido más detalles pero los investigadores siguen creyendo firmemente que actuó sola.

Hasta hoy, Ana Julia se ha negado a colaborar con los agentes para esclarecer con la mayor rapidez posible la muerte de Gabriel Cruz. Tras haber sido detenida este domingo mientras transportaba el cadáver del hijo de su pareja, que desapareció a finales de febrero, Quezada ha estado desde entonces en el calabozo de la comandancia de la Guardia Civil de Almería. Desde su detención hasta ponerla a disposición judicial, deben pasar un máximo de 72 horas.

La autopsia del cuerpo de Gabriel ha revelado este lunes que murió estrangulado. Presentaba golpes y marcas en el cuello y su cuerpo estaba cubierto por completo de barro de la finca de Rodalquilar, una vivienda que Ana Julia y el padre de Gabriel, Ángel Cruz, estaban reformando para vivir allí.

Fue precisamente en esa finca, en concreto en una acequia tapada con tierra y ramas, donde la presunta asesina ocultó el cadáver del niño y donde este lunes fue llevada por los investigadores para reconstruir lo ocurrido. Pero Quezada se negó a colaborar con los agentes. Se recluyó en un impenetrable hermetismo y de acuerdo a las fuentes de El Español, se mostró “fría, tranquila y pensativa” durante la hora y media que estuvo en el terreno de la finca.

Tampoco dijo nada cuando fue llevada al hogar que compartía con el padre de Gabriel en Vícar, a 70 kilómetros de la finca y donde fue detenida mientras llevaba el cadáver del menor en su propio coche.

Las últimas informaciones indican que ahora los investigadores también están desempolvando su pasado en Burgos, donde estuvo viviendo cerca de 20 años antes de mudarse a Almería. En concreto, ahora resulta sospechosa la muerte de la hija mayor de Ana Julia, que en el 96 se cayó por la ventana en mitad de la noche desde un séptimo piso. La niña tenía apenas 4 años y el caso se archivó porque los agentes no encontraron más pruebas. A Ana Julia nunca se le tomó declaración por el cuadro de ansiedad severa que presentaba pero posteriormente contó a los vecinos que la niña era sonámbula y se subió sola a una mesita para saltar por la ventana.

Después de la autopsia, el cuerpo de Gabriel fue llevado a una capilla ardiente en el Patio de Luces del Palacio Provincial de la Diputación de Almería, donde permaneció abierta hasta tarde y por donde pasaron más de 5.000 personas a dar el pésame a la familia, entre ellos la presidenta andaluza Susana Díaz y el Ministro del Interior Juan Ignacio Zoido.

La mañana de este martes ha tenido lugar el multitudinario funeral de Gabriel en la Catedral de Almería. Mientras, en Almería, Ana Julia confesaba por fin su crimen.

share